Ponemos nuestras manos al servicio de tu salud

TERAPIA MANUAL

Dentro de la terapia manual, existen diversos tipos de técnicas. A continuación os contamos los que aplicamos en FisioElena más habitualmente:

- Masoterapia
- DLM (Drenaje Linfático Manual)
- Cyriax o Masaje Transverso Profundo
- Cinesiterapia
- Técnicas fasciales:
- Técnicas de Fisioterapia Neurológica

Masoterapia:

Se define como el conjunto de técnicas manuales de masaje, que se emplean con fines terapéuticos para la rehabilitación de distintas patologías. Consiste en el tratamiento manual, aplicado sobre el cuerpo y transmitido por la presión de las manos en las distintas partes del cuerpo. Con esta técnica conseguimos actuar sobre las contracturas, sobrecargas musculares, bandas tensas y puntos gatillo miofasciales, mejorando el tono y la elasticidad muscular, tendinopatías, radiculopatías, esguinces, roturas de fibras, problemas circulatorios, además del alivio del dolor con la liberación de endorfinas, lo cual ayuda a generar sensación de bienestar y reducir el estrés... entre otras.

 

DLM (Drenaje Linfático Manual):

Es una técnica de masoterapia que consiste en aplicar masajes suaves, con movimientos lentos y repetidos con el fin de favorecer la circulación de la linfa. Por tanto, se aplica en tratamientos de edemas, inflamación y retenciones de líquidos orgánicos. Además, el sistema linfático colabora estrechamente con el sistema inmunológico, por lo que el DLM mejora de manera general el estado de salud y ejerce un papel muy beneficioso para reforzar el sistema inmunológico. Además, debido a la lentitud y monotonía de los movimientos que se realizan, estimula el sistema nervioso autónomo parasimpático, provocando un estado de relajación general.

 

Cyriax o Masaje Transverso Profundo:

Es una técnica de masoterapia que consiste en realizar un masaje profundo de fricción transversal sobre el tejido a tratar (músculos, tendones o ligamentos). Se utiliza, sobre todo, para el tratamiento de lesiones tendinosas y ligamentosas.

 

Cinesiterapia:

Se define como el conjunto de métodos que utilizan el movimiento con finalidad terapéutica. La cinesiterapia se puede realizar de forma pasiva, activa o resistida, en función de la colaboración del paciente al realizar el movimiento. Los objetivos son: preventivos (evitar retracciones de los tejidos blandos, evitar la pérdida del esquema corporal, potenciar y mantener la extensibilidad de los tejidos extensibles y la contracción de los contráctiles), curativos (ganar arco articular, atenuar y disminuir el dolor, mejorar el comportamiento de los tejidos, desarrollo y crecimiento del tejido muscular...) y paliativos (mantener el arco articular que todavía existe, permitir la utilización de muletas, bastón...):

     - Movilización pasiva: El paciente no participa en el movimiento, se deja mover y la fuerza es externa, ejecutada por le fisioterapeuta, una máquina o el propio paciente con otras articulaciones que tenga sanas. La finalidad es terapéutica (movilizaciones articulares, tracciones articulares, estiramientos músculo - tendinosos...

     - Movilización activa: El paciente participa en el movimiento pero, si no puede realizar el recorrido completo, se le ayuda de forma asistida o quitando obstáculos como, por ejemplo, la fuerza de la gravedad.

     - Movilización resistida: El paciente realiza el movimiento mientras el Fisioterapeuta le aplica una resistencia en sentido contrario, y así conseguimos reclutar más fibras musculares.

 

Técnicas fasciales:

Las técnicas fasciales, como su nombre indican, tratan de "solucionar" las alteraciones del tejido fascial, que puede estar afectado por el estrés, ser de origen funcional (alguna parte del cuerpo "no funciona bien"), estructural (alguna parte del cuerpo tiene alguna lesión) o, incluso emocional. La fascia, directa e indirectamente, está relacionada con todas las estructuras de nuestro cuerpo (ya que "recubre" todas las estructuras del organismo), con lo cual, se puede alterar por cualquier tipo de afectación (visceral, muscular, articular, emocional...) y, a su vez, transmite disfunciones entre diferentes partes del cuerpo; de este modo, si hay un problema o alteración, por ejemplo en el tronco, podemos notar síntomas en, por ejemplo, miembros superiores o inferiores. La fascia se trata mediante diferentes técnicas. Todas ellas tratan de dar movilidad a esta tejido "para que funcione bien", para que no se produzcan adherencias en él o para liberar las adherencias que ya se hayan podido crear. Todas estas técnicas son suaves y relajantes. En FisioElena utilizamos, fundamentalmente TCS (Terapia Cráneo Sacra), Terapia Visceral e Inducción Miofascial.

 

Técnicas de Fisioterapia Neurológica: 

Mediante la observación y la valoración del paciente, se analizan cuáles son sus alteraciones en cuanto a función, movimiento y tono, para luego marcar unos objetivos y planificar el tratamiento en función de estos objetivos. Al tratarse las afecciones del sistema nervioso, debemos tener en cuenta también las capacidades cognitivas, perceptivas y adaptativas del paciente. El objetivo final de la Fisioterapia Neurológica es proporcionar al paciente la capacidad de integrarse en la sociedad de la forma más independiente y autónoma posible. En los pacientes con patología neurológica, se pueden utilizar diferentes técnicas de Fisioterapia para mejorar o mantener, en la medida de lo posible, su calidad de vida o, al menos, intentar retrasar los síntomas lo más posible:  

     - Análisis del movimiento normal.

     - Análisis de la desviación de movimiento normal. 

     - Aplicación de técnicas de tratamiento, adaptadas al paciente, con el objetivo de llevar a cabo un reaprendizaje del movimiento normal. 

     - Análisis del efecto de dichas técnicas, para modificarlas a medida que el paciente va evolucionando.

 

Logo

Nº de autorización sanitaria 1606514 / 1607766